Misión Visión y Objetivos

MISIÓN

La Universidad Adventista de Chile es una institución perteneciente a la Corporación Iglesia de los Adventistas del Séptimo Día, que promueve una educación integral fundamentada en principios y valores cristianos extraídos de las Sagradas Escrituras, para la formación de profesionales competentes, al servicio de Dios y la humanidad, y que confía en el potencial de toda persona que desee alcanzar una credencial formativa.

VISIÓN

Ser una institución reconocida por la formación de profesionales integrales competentes que, desde su distintiva perspectiva confesional, contribuye significativamente al desarrollo cultural, social y productivo de la comunidad regional y de la comunidad adventista nacional y latinoamericana.

OBJETIVOS

• Despertar en cada estudiante los ideales expuestos en las enseñanzas de Cristo y orientarlos a realizar todas las actividades de su vida de tal modo que contribuyan al cumplimiento de la misión dada por Él a la iglesia cristiana.

• Propiciar la internalización de valores íntimamente ligados a una concepción cristiana del mundo y de la vida.

• Promover el desarrollo equilibrado de sus estudiantes y el crecimiento permanente de sus docentes, abarcando los aspectos intelectual, espiritual, físico y social, a fin de presentar a la Patria y a la sociedad personas imbuidas de un espíritu de servicio, cuyo carácter pueda ser, además, aprobado por Dios.

• Ofrecer a los jóvenes de la Iglesia Adventista y a otros que deseen ser aceptados como alumnos, una formación académica de nivel superior que haga de ellos profesionales de alta calidad y les brinde oportunidades de perfeccionamiento.

• Promover acciones de investigación y divulgación de las ciencias, el arte y la cultura, fomentando en los miembros de su comunidad docente-estudiantil una actitud investigadora que tenga en cuenta tanto los datos aportados por las ciencias y la razón humana, como los revelados por medio de las Sagradas Escrituras.

• Proveer a la comunidad profesionales que, conociendo sus deberes cívicos y sociales, le brinden asistencia en los diversos aspectos de la vida humana, manifestando un espíritu de comprensión, simpatía, benevolencia, tolerancia y cortesía cristianas.