Paolina Avendaño, estudiante de la UNACH que está en Brasil por intercambio: “lo normal durante esta crisis es no estar siempre bien, pero si supera nuestros límites y nos imposibilita realizar muchas actividades es bueno buscar apoyo”

8 May, 2020

“Estuve un mes en introducción para la práctica, una semana logré solamente estar en terreno y luego se decretó la cuarentena, todo se paralizó”, expresó Paolina Avendaño, alumna de Psicología de la UNACH que se encuentra desde el 2 de febrero en las residencias estudiantiles del Centro Universitario Adventista de Sao Paulo, institución donde está realizando un plan de intercambio.

Sin piedad el mortal e inoportuno Covid -19 se interpuso en sus planes, provocando que su pasantía internacional se suspendiera hasta nuevo aviso. Ahora la joven está lejos de su familia, en otro país, adaptándose a una nueva cultura e idioma, sin poder cumplir su sueño y sin saber cuándo volverá todo a la normalidad. Pero su esperanza es más grande que la incertidumbre del futuro. Para ella esta crisis es una oportunidad para crecer, para ser una mejor persona. Por eso, vive un día a la vez, realizando actividades que le permitan estar sana mentalmente, ampliando sus momentos de felicidad, llevando un poco de Chile a Brasil (viendo una película, leyendo un libro, etc) para anclarse a su zona segura y sobre todo confiando en que Dios la cuidará y la ayudará a vencer esta adversidad.

1.- ¿Por qué decidiste irte de intercambio a Brasil?

Siempre quise realizar un intercambio y el año pasado fui beneficiaria de la Beca Iberoamericana que entrega el Banco Santander y desde el primer momento quise Brasil, porque me gusta mucho la cultura, porque me podía entregar un nuevo idioma y la UNASP porque está dentro de las redes que tenían convenio con la UNACH, lo que me da mucha más confianza y porque también es muy conocida en el ámbito musical, el cual me gusta mucho. Entonces, sentía que no solamente me podía ayudar en el ámbito académico, sino el poder yo desarrollarme en otras áreas que a mí también me gustan.

2.- ¿Cómo ha sido la experiencia hasta el momento de estudiar en la UNASP?

¡De constante adaptación! Las formas de llevar la carrera en chile y en Brasil son bastante distintas, en Chile uno el último año hace la práctica y acá si es profesional, por así decirlo, porque uno atiende a sus propios pacientes. En Brasil uno está bajo constante supervisión en cada sesión que uno tiene con un paciente, entonces eso igual es bueno, por mi parte lo encuentro positivo, porque me da mayor confianza para poder atender. Otra cosa diferente es que acá son mucho más variadas, en Chile uno tenía que elegir un área específica y acá tenía la opción de realizar trabajo con niños, trabajo en clínica, trabajo en hospitales, entonces eso da una mayor gama de posibilidades para poder aprender.

3.- ¿Es primera vez que viajas a otro país?, ¿cómo ha sido la experiencia de vivir en Brasil?

No, no es primera vez, había tenido ya la posibilidad de viajar a otros países, a Brasil ya había venido, pero nunca había estado por tanto tiempo. Ha sido una linda experiencia, de constante adaptación, porque son culturas diferentes en muchos sentidos; dentro de la alimentación descubrí nuevas frutas, he conocido distintas culturas dentro del mismo Brasil, porque acá en la universidad hay estudiantes de muchas regiones y entre ellos tienen acento distinto, palabras distintas, también de mucha admiración a los estudiantes de acá, porque la mayoría trabaja para pagar el internado y su facultad, entonces es una vida bien corrida dentro del ámbito universitario. En relación a mi vivencia, el primer mes que estuve acá, logré disfrutar mucho más de lo que es Brasil en sí, poder salir, conocer, el clima es bastante tropical, uno tiene que salir con paraguas, llueve mucho, así que ha sido una experiencia bien variada. Ahora por las circunstancias en las que nos encontramos he estado sólo dentro de las residencias, pero en general ha sido una buena experiencia, desafiante en sentidos del idioma, pero buena.

4.- ¿Cómo te ha afectado la pandemia del Coronavirus y cómo lo has sobrellevado?

Uno se ve afectado en distintos niveles: académicamente, sobre todo, que fue el motivo por el cual estoy acá, no poder realizar mi práctica profesional, estuve un mes en introducción para la práctica, una semana logré solamente estar en terreno y luego se decretó la cuarentena, entonces en ese ámbito se ve afectada la vida universitaria, todo se paralizó, las amistades que logré hacer se fueron casi todas, ahora solamente somos 16 niñas. Los sueños que uno tenía, todas las ilusiones que uno se hace cuando viaja a otro país, cuando va a su intercambio, la mayoría de ellas se vio frustrada, pero una de las cosas que ayuda bastante es entender que hay situaciones que salen de nuestro control, así que confiando nomás en que Dios me tiene acá, por algo me trajo y me va a seguir cuidando hasta que pueda regresar a Chile y va a cuida a mi familia. También estoy viendo de qué forma esto puede sacar lo mejor de mí, crecer en distintos ámbitos, el otro día leía un libro y un párrafo que me llamó mucho la atención que decía que salir heroicamente de una desgracia nos hace seres humanos más signos, así que estoy intentando mejorar mis rutinas, tener mi día con actividades para mantenerme sana mentalmente.

5.- ¿Qué apoyo has recibido de la UNASP durante esta crisis sanitaria?

La Universidad en Brasil suple mis necesidades básicas de estadía y alimentación, así que por ese lado estoy súper tranquila. También las residencias crean instancias para poder reunirnos los sábados en la mañana para el culto y entre las chicas del internado se buscan momentos para despejarnos de los cuartos y tener un poco de vida social entre los que estamos acá, en la residencia. En relación a la UNACH, estoy en contacto periódico con mi jefa de carrera vía WhatsApp y con una profesora que ha sido la tutora de años anteriores de mi curso y también los encargados del intercambio están constantemente al tanto de la situación que está aconteciendo conmigo acá, en Brasil.

6.- ¿Cómo has afrontado este proceso de cambios: vivir en otro país, estar lejos de la familia, estudiar en una nueva universidad, suspensión de la práctica, y estar en cuarentena?

Viviendo un día a la vez, nadie logra adaptarse de un momento a otro, al instante, todo forma parte de un proceso, permitiéndome también errar, aprender de nuevo, porque el idioma es algo tan importante que define quienes somos, al fin y al cabo, entonces al llegar acá siempre pensé en eso, en que tenía que dejar de ser un poquito exigente conmigo misma y darme el permiso de cometer errores, porque forma parte de aprender, al estar en un nuevo lugar. Respecto a mi familia, principalmente el miedo a la pandemia, porque siempre pensé que eran sólo cinco meses, que ya todo iba a volver a la normalidad, pero confiando en que Dios está al control de ellos también, que los va a proteger, que me dará la fortaleza para enfrentar cada desafío. Yo creo que esas son las principales cosas que me mantienen tranquila, igual saber que esto es una crisis y una crisis tiene un inicio y tienen un término, quizás se prolongue más de lo esperado, pero viviendo un día a la vez en sí.

7.- ¿De acuerdo a tu experiencia y como estudiante de Psicología qué consejos le darías a los alumnos extranjeros que están viviendo la pandemia en otro país, lejos de su familia?

Les diría que como seres humanos contamos con más recursos de los que somos capaces de reconocer para poder enfrentar una crisis, que basta sólo parar un poquito y reflexionar en las situaciones que hemos enfrentado en un pasado y ver cuáles de las características que tenemos puede ayudarnos a afrontar las dificultades que estamos viendo ahora.

También decirles que lo normal durante esta pandemia, durante esta crisis, durante estar lejos de casa, es no estar siempre bien, lo normal es no estar normal, en ese sentido, pero si supera nuestros límites y nos está imposibilitando realizar muchas actividades es bueno buscar apoyo, en las personas más cercanas, si es posible personas físicas o sino a la distancia para poder sobrellevarlo con una carga dividida y ampliar también sus momento de felicidad tal vez trayendo un poquito de sus orígenes al país donde están, ya sea viendo una película, leyendo un libro o algo que le recuerde lo que ellos son, donde está su lugar seguro, una de las cosas que a mí más me ha ayudado ha sido eso, poder tener un poquito de Chile en mi día, buscándolo de diferentes maneras, me ayuda a anclarme a una zona más segura. Y recordarles que de esto van a salir más fuertes, sin lugar a dudas, van a tener una experiencia que ningún otro lo va a lograr vivenciar, lo cual los hará seres humanos más fuertes para seguir creciendo y sobre todo ser mejores profesionales, ya que cada uno estamos en estos países con la finalidad de crecer para entregar un mejor servicio, para ser mejores.

Publicaciones recientes